Qué es Qué cura Casos en que actúa Cómo cura Ventajas
Qué son Historia
Angustia Ansiedad Depresión Estrés Falta de confianza Fobias Insomnio Melancolía Memoria Miedos Migrañas Obsesiones Pánico Sexualidad Tristeza
Consultorio Currículum Vitae Autobiografía personal
 
Psicomeopatía | ¿Qué es?

La Psicomeopatía es una terapia que combina Homeopatía con Psicoanálisis.
La palabra, Psicomeopatía, fue creada por mi para destacar la ruptura ideológica de la Homeopatía Unicista que ve a la persona que sufre como entidad total e incluye los rasgos psíquicos del paciente como síntomas.

La ventaja de esta combinación es que, en muchos casos, logra reducir sensiblemente el tiempo del tratamiento.

El campo de acción de la Psicomeopatía son los síntomas raros. Se incluyen en ellos los síntomas rebeldes y las sensaciones, tanto las que permiten expresar directamente lo que perciben como aquellas que necesitan comparar la percepción con algo para explicarla. A este último tipo de sensaciones se las conoce como, “síntomas como sí”.  

El objetivo de la Psicomeopatía es acelerar tanto el restablecimiento de las enfermedades orgánicas como la recuperación de los conflictos emocionales.

Esta suma de terapéuticas surge naturalmente observando que la escucha del paciente por el médico homeópata y por el médico psicoanalista coinciden en la condición de "ceñirse a lo que dice el paciente". A partir de esto la Psicomeopatía prueba que los medicamentos homeopáticos actúan como si “liberaran lo inconsciente”, aunque sin necesidad de “hacer consciente lo reprimido“  (condición del Psicoanálisis).

El ejercicio de la Psicomeopatía se realiza por entrevistas con el enfermo, a través de sus expresiones verbales y sus manifestaciones psíquicas (nerviosismo, agitación, cansancio, perturbaciones visuales o de la voz, actitudes, posturas, hormigueos, estremecimientos, etc.).
Estas u otras señales o signos actúan como advertencias que permiten rastrear síntomas ocultos e impedir el desarrollo de procesos que llevan a una enfermedad manifiesta.

La Homeopatía “no interpreta", es su manera de ser objetiva.  
En Psicoanálisis las palabras del pa­ciente "auto-interpretan" a quien las pronuncia.
De ese modo, el homeópata y el psicoanalista protegen la subjetividad del enfermo de las intervenciones subjetivas del médico.

La objetividad ante las palabras del paciente constituye un puente entre el Psicoanálisis y la Homeopatía y permiten que uno se sirva del otro para mejorar los resultados de cada uno.  

Una muestra de esto es el tiempo que se le dedica al paciente. Son muchos los enfermos que al finalizar la entrevista Psicomeopática, dicen: “Más que ver al médico me parece haber estado con un psicoanalista”