Qué es Qué cura Casos en que actúa Cómo cura Ventajas
Qué son Historia
Angustia Ansiedad Depresión Estrés Falta de confianza Fobias Insomnio Melancolía Memoria Miedos Migrañas Obsesiones Pánico Sexualidad Tristeza
Consultorio Currículum Vitae Autobiografía personal
 
Psicomeopatía | ¿Qué cura?

Las personas con manifestaciones psíquicas no necesariamente son "enfermos mentales". En su gran mayoría no lo son, aunque cualquier inconveniente les haga decir: "¡Esto me va a volver loco!". En base a esta comprobación clínica las manifestacio­nes psíquicas pueden dividirse en cuatro grupos:

 

1- Manifestaciones psíquicas de enfermedades orgánicas en formación.


Estos síntomas aparecen antes que los de una enfermedad "oficial" o también durante un estrés.
Hans Selye, creador del estrés, señaló que estas "advertencias psíquicas” son tratadas por la medicina somato-psíquica.
La Psicomeopatía, además de restaurar las fracturas, heridas o magulladuras, atiende los trastornos psíquicos que se disparan a partir de traumatismos, lesiones, accidentes, etc.

En cuanto al estrés, la Psicomeopatía no sólo resuelve las perturbaciones, desórdenes, dificultades que pueden causar las penas, las preocupaciones, etc., sino también los trastornos psíquicos por alegrías y risas excesivas. Uno pensaría que sólo las circunstancias desafortunadas causarían estrés, pero Selye observó que aún las alegrías, si exceden cierto nivel individual, se pueden convertir en causa de estrés.  

La Homeopatía se adelantó un siglo y medio a esta comprobación alopática al señalar como síntomas la existencia de trastornos por sorpresas agradables o por risa desmedida o gozo en exceso.

Aún así, debemos tener presente que en general la Psicomeopatía atiende como síntoma, a toda manifestación que, en una persona, resulte excesiva o exagerada. La noción de estrés vino a corroborar lo que la Homeopatía descubrió hace 200 años.

 

2- Manifestaciones psíquicas que causan enfermedades orgánicas.


Son tratadas por el Psicoanálisis y la Medicina Psicosomática. El Psicoanálisis labora tratando de “liberar” lo reprimido en el inconsciente. La Medicina Psicosomática, a la manera de la hipnosis,  ejecuta medidas “para imponerse conscientemente” sobre lo reprimido. La psicosomática privilegia “la voluntad”, por eso pugna por acallar al inconsciente. En este caso, la enfermedad orgánica anuncia el desfallecimiento de las defensas psíquicas.

La Psicomeopatía prueba que los medicamentos homeopáticos muchas veces logran “liberar” lo  inconsciente aunque sin necesidad de “hacer consciente lo reprimido“, tal como lo requiere el Psicoanálisis.

 

3- Manifestaciones psíquicas de conflictos puramente psíquicos.


Las defensas psíquicas aparecen todavía conservadas, pero el sufrimiento afectivo exige ser tratado. Se trata de síntomas como la ansiedad, las decepciones, las frustraciones, las penas, los sustos, las fobias, los miedos, el pánico, las malas noticias, las preocupaciones, la nostalgia, los fracasos, las cóleras reprimidas, los celos, las angustias,  los trastornos sexuales, etc..

Hace 200 años que el medicamento homeopático muestra sus habilidades para resolver estos y otros síntomas, aún más “raros” y tenaces. El aporte de la Psicomeopatía consiste en ofrecer un especialista en detectar los matices que corresponden a cada síntoma, gradaciones que son necesarias para ubicar el mejor  medicamento homeopático para cada paciente.

 

4- Las locuras por daños cerebrales o por conflictos psíquicos extremos (daño cerebral "virtual").

Hahnemann, el creador de la Homeopatía, fue director de un manicomio durante varios años. Curó con medicación homeopática a 3 de cada 10 internados. Los anteriores médicos alópatas no habían podido curara a ninguno.