Qué es Qué cura Casos en que actúa Cómo cura Ventajas
Qué son Historia
Angustia Ansiedad Depresión Estrés Falta de confianza Fobias Insomnio Melancolía Memoria Miedos Migrañas Obsesiones Pánico Sexualidad Tristeza
Consultorio Currículum Vitae Autobiografía personal
 
Memoria

PROBLEMAS DE MEMORIA    

Dr. Francisco Goldstein Herman
Psiquiatra, Psicoanalista, Homeópata Unicista

 

Los conflictos de la memoria se pueden dividir en tres capítulos. Desde el primero y más grave que es la pérdida de la memoria a su segundo y opuesto capítulo donde la memoria se activa hasta el descontrol y la persona vive en medio de una extraordinaria profusión de ideas, de una excelente capacidad para recordar los más mínimos detalles, los nombres propios, la música y los acontecimientos pasados. A veces el pasado obsesiona a la persona cuya memoria está demasiado activa.

EL RENDIMIENTO DE LA MEMORIA
En medio de esos dos capítulos brilla con más fuerza el tercero: la debilidad de la memoria. El esplendor de este capítulo surge de la gran cantidad de personas que sufren o temen esa pérdida. La debilidad de la memoria preocupa cuando aparece en personas de edad, pero asusta cuando afecta a edades más tempranas, alrededor de los cuarenta y aún en jóvenes. En estos últimos, la problemática más frecuente suele aparecer como dificultades de memoria para el estudio.

EL DRAMA DE LA MEMORIA
Para las dificultades de memoria el problema se hace dramático cuando se asocia con el tan temido mal de Alzheimer, una especie de locura senil anticipada porque ataca aún a jóvenes de veinticinco años.

EL EMBOTAMIENTO
Algunas personas tienen sus sentidos embotados, es decir, que su vista, sus oídos, su olfato, su tacto o su gusto, no perciben los estímulos que normalmente son captados por quienes los rodean. Las personas con sus sentidos embotados necesitan estímulos mucho más intensos para reaccionar que el resto de los mortales.

EMBOTAMIENTO Y MEMORIA  
Hay ciertos casos de memoria muy pobre en los cuales las personas hablan omitiendo letras o palabras o lo hacen al escribir o se equivocan al citar lugares que conoce y debería recordar muy bien. Suelen ser casos que dependen del embotamiento de los sentidos de estas personas.

EMBOTAMIENTO Y FALTA DE CONCENTRACION
El embotamiento lleva a crecientes dificultades para concentrarse, especialmente cuando se trata de estudiar o de leer. Tales condiciones impiden que el trabajo mental les sea posible y se desesperan al punto de enloquecer a causa de su impotencia cuando intentan servirse de su capacidad mental.

MEMORIA Y CANSANCIO
Otros casos de memoria muy pobre se caracterizan por un estado de depresión psico-física sin haber hecho ningún trabajo muscular. Esta depresión se origina en un exceso de trabajo mental. Un estado tal suele ocurrir entre profesionales, estudiantes o personas de negocios de ambos sexos. El rasgo que los une es una verdadera postración mental.

EMOTIVIDAD Y MEMORIA
No son pocos los casos que se inician en problemas de índole emocional, preocupaciones, advenimiento de situaciones límites (la presentación de un trabajo, una entrevista decisiva, peor aún si es temida, contrariedades, ira, pena, sustos, etc.). No es raro que la memoria se trastorne a continuación de una enfermedad grave. Estos hechos traen como consecuencia un verdadero derrame de energía nerviosa y configuran los cuadros, de la antigua neurastenia, del más reciente, “surmenage” o del actual y temido, strees.

 

TRISTEZA Y EL DESALIENTO
La depresión psico-física induce un cuadro de tristeza pronunciada, sobre todo al despertar. Se presenta en las mujeres cuando la menstruación no aparece o sufre un leve retraso. La indiferencia a la alegría suele ser un signo característico. Estas personas suelen suspirar o llorar. Otro signo importante que acompaña a la pérdida de memoria es el desaliento, particularmente en todo lo que se refiere a su trabajo o a problemas económicos.

FALTA DE VOLUNTAD
Es llamativo que esta falta de memoria se acompañe de un estado de ausencia, de distracción, de carencia de voluntad. Estas personas presentan aversión a que les hablen y, más aún, a contestar preguntas y, sin embargo, al mismo tiempo, prefieren estar acompañadas. Todo trabajo mental es percibido por estos seres como una pesada carga que no pueden llevar a cabo. En las mujeres, el proceso se agrava después del coito; éste las agota aún más.

UNA POSIBLE SOLUCION

La Psicomeopatía ha resuelto muchos de estos casos de falta de memoria con sólo un medicamento homeopático por vez, aunque distinto para cada caso. El medicamento no tiene droga alguna y por lo tanto está exento de contraindicaciones, de acciones colaterales y secundarias y de incompatibilidades. La Psicoterapia Psicoanalítica que acompaña a cada entrevista constituye un inmejorable complemento de la acción de los medicamentos y permite graduar paso a paso la potencia de estos a las necesidades del paciente.