Qué es Qué cura Casos en que actúa Cómo cura Ventajas
Qué son Historia
Angustia Ansiedad Depresión Estrés Falta de confianza Fobias Insomnio Melancolía Memoria Miedos Migrañas Obsesiones Pánico Sexualidad Tristeza
Consultorio Currículum Vitae Autobiografía personal
 
Insomnio

TRASTORNOS DEL DORMIR                                                                

por el Dr. Francisco Goldstein Herman
Psiquiatría, Psicoanálisis, Homeopatía Unicista, Sexología

Las modalidades del insomnio son variadas; también lo son sus causas. Hasta la fecha no se sabe si existe un insomnio causado por localización de la enfermedad en el tronco cerebral. (1942, Karl Jaspers).

EL SUEÑO EN EL LABORATORIO
La consciencia está condicionada por la función de un estado vital, animal, de naturaleza absolutamente primitiva. Experimentos de laboratorio muestran que los gatos se duermen con una excitación eléctrica en determinadas zonas del tronco cerebral, por ejemplo, en la sustancia gris del tercer ventrículo, como si en él existieran lugares de bloqueo que inhiben esas excitaciones sin impedir completamente su paso.

SUEÑO, CEREBRO O CELULAS
Otras experiencias de laboratorio demostraron que, aún en animales a los que se les ha quitado el cerebro, continúa existiendo el cambio de sueño a vigilia. Esto hace pensar que el dormir es una necesidad de todas las células del cuerpo y no de un proceso local ubicado exclusivamente en el cerebro. Una función que vincule la consciencia con el sueño localizada en el tronco cerebral no invalida la idea de la génesis celular del dormir, pero esto todavía sigue en estudio.

UN CASO DE INSOMNIO  
Raúl, 43 años, casado, empresario, me consultó por su insomnio. De noche, cuando toda su familia se retiraba a descansar, Raúl estaba repleto de ideas, listo para actuar y desarrollar planes para el futuro. Se sentía con fuerzas para hacer casi cualquier cosa. Su memoria estaba exaltada, activa. Podía leer con toda facilidad la letra muy chica, oír los sonidos más leves, distinguir los más tenues olores, saborear gustos que, estaba convencido, durante el día no habría paladeado. Raúl padecía uno de los muchos trastornos del dormir que abarcan desde el simple mal dormir hasta el no dormir en absoluto. Estos trastornos afectan no sólo a Raúl sino a gran cantidad de personas de diferente condición social, en todas partes del mundo.

TRASTORNOS DEL SUEÑO
El insomnio propiamente dicho, como el que sufre Raúl, es el más general de los trastornos del dormir. Consiste en un desvelo, una falta de sueño científicamente llamada, “agripnia”. Para conocer el porqué esta perturbación y cuál es la importancia que tiene este trastorno debemos ubicarnos en aquello que es desarreglado o alterado por el insomnio o por cualquiera de los otros trastornos del dormir.

¿ENFERMEDADES O ENFERMOS?
El enfoque diferente de la Homeopatía plantea que el síntoma insomnio es una de las manifestaciones que forman parte de un proceso más complicado. El médico homeópata desentraña “en cada enfermo” el proceso, teniendo en cuenta que las enfermedades no se desarrollan de la misma forma en todos los individuos sino que adoptan matices particulares en función de las características esenciales de cada uno. De ahí el aforismo, “no hay enfermedades sino enfermos”. 

LO BUENO DE PERCIBIR MAS
Al principio de esta nota aparecen los detalles del insomnio propio de Raúl. Está “lleno de ideas y de planes”. Es decir, la actividad incesante de sus pensamientos son para él como un “bombardeo” contínuo de estímulos que no lo dejan dormir. Poco importa por ahora si los estímulos impactan en el tronco cerebral o en células de todo el cuerpo de este enfermo. Vimos que a raíz de la exageración de sus facultades intelectuales Raúl puede, “leer letra muy chica, etc. A continuación la entrevista revela ”la parte mala” de tal aguzamiento de los sentidos.

LO MALO DE PERCIBIR MAS
Raúl no toleraba el menor contacto con nada. No soportaba ser tocado, sufría los olores violentos, las luces muy fuertes, los ruidos más ligeros, se estremecía ante sonidos lejanos (campanas, relojes, timbres) y hasta ante los sonidos que imaginaba. Lo conmovían aún aquellos estímulos que otras personas no suelen percibir,

INSOMNIO Y EMOCIONES
Pero además de los componentes de su agripnia, había otro detalle curioso. El insomnio de Raúl podía ser provocado por emociones repentinas, súbitas. Pero éstas no tenían que ser necesariamente de carácter ingrato. Tan es así que, en Raúl, son las emociones agradables son las que más alteran su dormir. En cuanto a las emociones, Raúl agregaba que no sólo desencadenan su insomnio, “su cabeza parecía llenársele de sangre” y a ello seguía un dolor de cabeza que, como todos sus dolores, era inaguantable. Algo curioso: su dolor atacaba un solo lado de su cabeza y a Raúl padecía la impresión de tener metido un clavo en ese costado.

DOLORES EXALTADOS
Como si fuera poco la hipersensibilidad de Raúl se exaltaba al máximo ante los dolores. No soportaba ningún tipo de dolor, los padecía enormemente. Aún los dolores más comunes se magnificaban para él. Gritaba de dolor. Según reveló después, sus dolores de dientes le eran especialmente insoportables. Comprobamos en Raúl que el insomnio, como en general cualquier enfermedad, “no consiste en un único síntoma”; puede, como en este caso, sumar muchos.

¿TRATAR UN SOLO SINTOMA?

El error que se había cometido en los tratamientos alopáticos de Raúl, previos a su consulta conmigo, había sido por un lado, atacar su insomnio como si esa perturbación fuera igual al de todos los insomnes y, por otro lado, intentar vencer con los somníferos de la Medicina Oficial “ese solo síntoma”. Pudimos ver que Raúl padecía otras dolencias. Su insomnio no podía ser aislado de los otros síntomas que padecía porque él, como cualquier ser humano, era un todo orgánico y vivencial. Nadie es exclusivamente “un hígado” o “un estómago” o “un corazón”, aunque con sus “especialidades” la alopatía pretenda que lo creamos. La Psicomeopatía halló el medicamento homeopático que necesitaba Raúl y, no diré que de golpe, pero si que poco a poco este empresario comenzó a dormir como un angelito.